Perdimos el terreno

Nos invitaron a su casa en Cuernavaca, casi los acabábamos de conocer pero nos simpatizaron y desde luego, aceptamos muy contentos. Además de pasar un ...